El presidente de Costa de Marfil accede a negociar una salida pacífica a la crisis