El presidente de Sudán insiste en que aceptará la voluntad del sur, aunque prefiere la unidad