El presidente francés se ve obligado a responder de la acusación de que recibió dinero en su campaña