El presidente anuncia desde Mallorca que volcará todos los recursos del Gobierno para ayudar a los afectados