Mas presume de que "a muchas ciudades del mundo" les gustaría acogerlo