Dos presuntos etarras abrieron fuego por la espalda contra los gendarmes