El nuevo primer ministro danés promete continuidad