La primera polémica del nuevo ministro de Cultura: sus mensajes en Twitter