Los primeros siete presos y sus familias, en el avión para viajar rumbo a España