El príncipe de Asturias apoya con su visita reformas alentadas por Abdalá II