Un profesor de Harvard es el nuevo primer ministro tibetano en el exilio