Las prostitutas se ven víctimas de una "caza de brujas" y piden la reapertura de los hostales