Un grupo de radicales paran la proyección de la película de Amenábar al grito de '¡Viva Cristo Rey!'