Las urnas ponen a prueba al Gobierno británico de coalición un año después