La deuda pública alcanza el 56,7 por ciento del PIB, el mayor nivel desde el año 2000