Violencia a las puertas del Parlament con bomberos y médicos: los enfrentamientos obligan a cerrar las puertas