Puigdemont dejó entreabierta la puerta de su casa en Waterloo para que entrase Arrimadas