El Supremo avala a Puigdemont, pero devuelve la causa a la justicia ordinaria