Lo que esconde el adiós a la coleta de Pablo Iglesias