Marlaska encuadra la quema de un ninot del Rey en la libertad de expresión, que ampara hasta "lo que no agrada"