La presidencia de Quim Torra podría acabar con la incertidumbre en Cataluña