Casado y Sáenz de Santamaría tratan de captar el apoyo quienes no les votaron