La sentencia del Supremo sobrevuela en la recepción de los reyes en el Palacio Real