El régimen sirio prepara una ley electoral, pero continúa la represión con 19 muertos