Diez horas de registros en los despachos de los abogados detenidos por su relación con ETA