El posible regreso de los piratas a Somalia tranquiliza a los secuestradores