La reina y los príncipes viajan a Londres para asistir a la boda real