Mas reivindica que desde la Europa del sur también se pueden hacer las cosas bien