El relevo de Glos por Guttenberg pone fin a tres días de teatro político