La renovación de cuatro magistrados abre una nueva etapa en un Constitucional debilitado