Reprobación a Catalá: el Gobierno no está obligado a nada porque no es vinculante