Nadie asume responsabilidades por la violencia verbal en el Congreso