Los resultados oficiales apuntan a un Parlamento más difícil de controlar para Karzai