La reunión del Parlamento puede afianzar el papel del heredero norcoreano