La reunión de Cospedal y Villarejo se produjo en pleno escándalo de la Gürtel