El Gobierno deja el futuro del rey emérito en manos de su hijo Felipe VI y abre la puerta a limitar su inviolabilidad