La Casa Real da la cara por Sánchez: el error de protocolo no fue su culpa