El rey recibe a Napolitano