Los reyes, ajenos al ingreso en prisión de Urdangarin