Los reyes eméritos acuden a la capilla ardiente para despedir a Rubalcaba