Los reyes, encerrados en el avión a su llegada a Argentina