Los Reyes llegan al palacio mallorquín de Marivent