Los Reyes presiden un 12-O marcado por la pandemia y el clima de tensión política