Rosa Díez cree que debería motivar una revisión de la decisión sobre Bildu y sentar un precedente para Sortu