La división en Podemos se escenifica