La incidencia por covid en España sigue bajando, pero la presión hospitalaria aumenta