El Hospital del Mar de Barcelona atiende tantos casos de comas etílicos como en Nochevieja