El secretario de Estado de la Seguridad Social pone a Marbella como ejemplo de que los populismos acaban "en desastre"