El secretario de Estado de Interior culpa a los mossos de la celebración del referéndum