El secuestro de Marey, autorizado